Historia del Día Europeo del Helado Artesano

El día 24 de marzo se celebra el Día Europeo del Helado Artesano y para nosotros, es un día especial

El 24 de marzo se celebra el Día Europeo del Helado Artesano, el cual es un día especial para una empresa familiar como la nuestra, Helados La Ibense Gisbert, que lleva desde 1910, elaborando helados artesanos con productos 100% naturales y aquí te vamos a contar la Historia del Día Europeo del Helado Artesano.

Los sorbetes, granizados y dulces enfriados, son las primeras formas de helado que se conocieron. Se supone que fueron los chinos y los árabes quienes descubrieron el uso de las bebidas frías; mezclaban con miel algunos zumos de frutas silvestres y luego añadían nieve. Durante el invierno almacenaban nieve en cavas orientadas hacia el Norte donde se conservaba hasta el verano.

Según el epicúreo Quintus Maximus Gurcus, el emperador Nerón, en el año 62 de nuestra era, ofreció a sus invitados un brebaje consistente en frutas chafadas, miel y nieve que hacia traer de los Alpes. En cierto modo, se trataba del primer sorbete de frutas de la historia.

Allá por el siglo XIII, se cuenta que Marco Polo, introdujo los helados en Europa, más concretamente en Italia, después de un tiempo en Asia trajo consigo las primeras recetas de helados preparados mediante congelación artificial. Se cree que el término «Polo» se le dio a los «Sharbets» que elaboraban los Califas de Bagdad mezclando nieve con zumos de frutas, en honor a Marco Polo.

En 1.651, el cocinero francés del rey de Inglaterra Carlos I tuvo la idea de añadir a sus helados leche y crema. A cambio de 500 libras anuales se comprometió a conservar en secreto el procedimiento.

Hasta este momento el helado parece ser exclusivo de los banquetes de la aristocracia. En 1660, un italiano -Procopio Cutelli-, creó en París, enfrente de la Comedie Française el primer establecimiento de helados; el Café Procope. Este local se convirtió en café literario donde se servía café en taza y helados confeccionados al modo italiano. Fue una revolución. Todo el mundo quería helados y, aunque la preparación se conservaba rodeada de misterio, el éxito atrajo a otros heladeros hasta París.

Cartel antiguo - Historia del Día Europeo del Helado Artesano

Fueron los italianos los que, convertidos en vendedores ambulantes, popularizaron su consumo a lo largo del siglo XVII.

A principios del XVIII el helado atravesó el Atlántico. El Presidente de los EEUU, George Washington, se hacía servir helados en su residencia de Mont Vernon. Poco a poco, en algunas casas privilegiadas primero, y en establecimientos especializados después, el helado se fue “democratizando” siendo ofrecido progresivamente al gran público. Hasta estas fechas los helados sólo se fabricaban y vendían durante el verano, pero después de 1.750 se prepararon en todas las estaciones del año. En esta época el azúcar entró a formar parte de su proceso de elaboración. También en este siglo se comenzó a añadir sal al hielo, porque la sal baja el punto de congelación del agua.

No fue hasta el siglo XIX cuando llegó el tiempo de los helados, cuando se consiguió hacer hielo artificial sin necesidad de utilizar la nieve. Las primeras técnicas para la elaboración fueron artesanales con producciones muy limitadas, pero el rápido desarrollo de la industria del frío permitió al helado adquirir la importancia que hoy tiene.

A finales del siglo XIX, un emigrante de Ibi entró en contacto en Nueva York con emigrantes italianos de origen florentino que le enseñaron a elaborar el helado de crema. Al regresar a España da origen en nuestra zona a los primeros heladeros artesanos hacia 1885. Rápidamente, por dos pueblos llamados Ibi y Jijona, se difunde esta actividad y familias de ambos se trasladan por toda la geografía española y del norte de África para ejercer como heladeros artesanos. De aquí que La Ibense y La Jijonenca estén en muchos pueblos de España.

Actualmente si hablamos de helado artesanal, hablamos de calidad, de un helado elaborado con leche, nata, frutas, chocolate…, es decir, materias primas alimenticias de alta calidad y componentes nutritivos, y no polvos, esencias o concentrados industriales con sabor a…

La forma de elaborar el helado artesanal es importante, aunque hoy en día se use mucha tecnología: máquinas de alta capacidad controladas por teclados electrónicos de última generación, asó como pasteurizados y tinas de maduración. Esto no convierte el helado artesano en industrial. Estas máquinas permiten procesar toda la materia prima e incorporar el aire necesario para mantener la estructura del helado de un modo natural en el proceso de batido. Desde el punto de vista de la elaboración, es una producción discontinua que usa tecnología y que permite fabricar entre 3 y 100 litros de helado por hora. En el caso de los helados industriales, estos suelen producirse en maquinaria de proceso continuo, que producen miles de litros por hora.

El helado artesano, por ser habitualmente una mezcla de alimentos de calidad: leche, yogur, frutas, frutas, frutos secos…, resulta refrescante, sabroso, nutritivo y de fácil digestión. Podemos considerar definitivamente a los helados artesanos, no como una simple golosina o refresco veraniego, sino como un postre delicioso y nutritivo compatible con una dieta equilibrada, tanto en la niñez como en la edad adulta.

Los helados artesanos alimentan de verdad.

Elaboración de Helado de Turrón de Jijona - Historia del Día Europeo del Helado Artesano

Degustar las creaciones de Helados La Ibense Gisbert, supone un regreso al pasado, evocar momentos vividos durante la infancia.

Nada más empezar la primavera, los heladeros artesanos originarios en su mayor parte de Ibi y Jijona bajaban de la montaña de Alicante para abrir sus heladerías ubicadas a lo largo de todo el territorio español.

Imagen antigua de la heladería de Constitución, Alicante - Historia del Día Europeo del Helado Artesano Imagen antigua de la heladería de Constitución, Alicante - Historia del Día Europeo del Helado Artesano

Quien no recuerda esas sensaciones al visitar casi a diario la heladería más cercana y saborear un helado de mantecado, turrón o chocolate, apurar hasta el final un auténtico limón granizado o llevarse para tomar en familia un litro de horchata.

Ante la demanda cada vez mayor y sin posibilidad de poder hacer más sacrificios  personales, algunos de estos artesanos fueron introduciendo productos fabricados por grandes marcas, como Frigo, Nestlé AIADHESA (Antigua Helados Alacant).  Otros como en el caso de Helados La Ibense Gisbert, con Jose Luis Gisbert a la cabeza decidieron llevar la misma elaboración artesana a obradores de helado aumentando con ello las garantías sanitarias y la cantidad de litros.

La Ibense Gisbert

La Ibense Gisbert

Maestros heladeros desde 1910

¿Te apetece compartirlo?

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Contacta con nosotros

Escríbenos


    Nuestros datos

    Email

    contacto@heladoslaibensegisbert.es

    Teléfono

    630 01 46 69

    Redes

    ¿Dónde estamos?

    Alicante

    Constitución, 7, Alicante

    San Juan
    Dr.Gadea, 46, San Juan
    Aspe
    Dr. Doctor Calatayud, 18, Aspe